Tardes de invierno.

Cuando la opción "parque" queda anulada por las inclemencias del tiempo hay que ingeniárselas para pasar las tardes en casa de la mejor forma.
Hoy hemos construido un tobogán en la habitación y lo hemos pasado fenomenal.


Lo hemos hecho con cartón que ya habíamos aprovechado para pintar como vimos aquí. Le da un aspecto medio sucio medio grafiteado. 



La cinta de pintor es fácil de cortar por los niños. Lo que más les gusta es ir comprobando que la bola tiene buena caída con cada tramo añadido. Nos ha quedado poco tiempo para jugar pero ahí queda para mañana si no mejora.

Abrigaos bien!


7 comentarios:

Rocio dijo...

Me gusta! Muy ingenioso y sobre todo, esto es siempre lo que más gusta a los niños, sobre todo si ello son los que participan en su realización. Al final, ni juegos sofisticados y caros ni nada. Como siempre, la caja de cartón es el mejor juguete.

Besos,
Rocío

bydiplodoc dijo...

Estos juegos improvisados son los mejores. Seguro que tus hijos han disfrutado muchísimo, tanto haciéndolo como jugando con él.

imma dijo...

Lo voy a intentar hacer porque al peque le gusta esas cosas.

silvia dijo...

Un trabajo muy ingenioso, y sobre todo muy entretenido para los niños
bss

Mamá Carmen dijo...

Se me ocurre que en vez de pelotas pueden usar coches pequeños y ya no tienen que envidiar nada a los que vienen de plástico. Muy buena idea para pasar una tarde de frío como tienen por ahí. Un beso.

VillaKunterbunt dijo...

Me encantaba hacer cosas cuando era pequeña, me entretenía mogollón haciendolas...con cartón, con cajas, con lo que tuviera en ese momento, siempre se me ocurría algo y todo me valía!

Mil besos!

Anónimo dijo...

es genial se lo hare a mi hermano y se morira de alegria

Publicar un comentario